*Por Laura San José
José Vicente Galizia, más conocido como “Tano” Galizia es muchas cosas, tal vez indefinible porque no se quedaba quieto en ninguna.
-Yo de periodismo no sé nada, yo te cuento lo que viví- así arranca una entrevista que será larga, porque cada etapa de su vida, cada suceso, se cuenta y explica con una anécdota. Sentados, tomando un café, en una mesa en la vereda, sobre Avenida Libertador, una tarde de sol, tal vez sin saberlo- o por supuesto que sin saberlo- que un mes después iba a morir de una afección pulmonar a causa del cigarrillo, el mismo que le dio esa voz tan particular: la que lo llevó a la fama.
-¿Cómo fue que terminó en el programa de Indomables, con Petinatto?
-Yo hacía mi programa de la colectividad italiana y llevábamos al aire bandas de música y cantantes. A cada uno que terminaba de cantar yo siempre le decía: “Espectacular, espectacular””- eso, a Petinatto le encantó.
El “Tano” Galizia, descendiente de italianos, empezó en el 89´ a trabajar en una radio local, donde hacía un programa para la colectividad italiana. Un buen día, alguien le dijo “¿Por qué no lo haces en televisión?”. Y después, otra recomendación.
-¿Por qué no pones un canal vos?
Su camino estaba marcado por las recomendaciones de algún distraído, como pequeños mensajeros enviados. Y él los escucho a todos. Montó un canal comunitario barrial en Beccar: empezó armando algo sencillo en el fondo de su casa, y lanzó los dos primeros programas para la colectividad italiana de la zona norte, “Cara terra mía” y “De Argentina para Italia”. Ese era el “canal del Tano”.
Pero en aquella época el canal no era conocido por nadie en la zona y a él se le ocurrió una buena idea:
-Me paré en la estación de Beccar con una cámara y un micrófono para que la gente saludara a sus familiares, ya que estábamos cerca de las fiestas. Todos me preguntaban para qué canal era y cuándo se emitiría. Era una novedad, el cable no estaba y había un canal nuevo que era del barrio.
Poco después, fue incluido en la grilla de Beccar Video Cable. Su señal pasó luego a Cable Río y finalmente a Multicanal.
-Cuando empecé no lo hice como un trabajo sino como un hobby, yo tenía mi trabajo y jugaba con hacer tele, cuando me quise acordar tenía un montón de gente trabajando, habíamos comprado muchas cosas. En el 2000 cuando Romay le vende canal 9 a los australianos, los australianos traen tecnología nueva y a nosotros nos pasan el dato de que se vendía todo el equipamiento de cámaras, para trasmitir exteriores. Fuimos y lo compramos.
Fueron muchos años intensos de trabajo, hasta que alguien lo descubrió, casi por casualidad, no a él sino a esa voz: mecánica por momentos, robótica, definitivamente grave y arenosa.
Un día lo llamaron de la productora PPT, del programa “Indomables”, diciendo: “Queremos saber si nos puede dar el casette del programa suyo porque hacemos una sección donde ponemos programas de cable”. Mandaron una moto y él se lo entregó. El fragmento salió al aire en la sección “Me colgué del cable”.
En el video lo presentan como el hombre con la voz más arruinada que Gerardo Sofovich. Obvio: burlas, sobreimpresiones, el “pip” sobre algo que José dice, un locutor que habla encima, repeticiones de las partes que les parecían más graciosas. Es que en “Cara terra mia”, la gente iba a cantar y lo hacía muy mal. El Tano Galizia, estaba vestido de traje, con un fondo azul, niños- ¿?- parados al lado de él, en una tarima con micrófono, como el locutor del bingo.
Pero más allá de la burla, una tarde la productora lo invita al piso, donde Roberto Petinatto y sus panelistas le harían una entrevista. Después de eso – en el 2008 – ya era parte del programa.
Galizia irrumpió en el programa de Canal 13 con su latiguillo “es-pec-ta-cu-laaar… espectacular… eh”, y “cucu…”. Grabó publicidades y rigntones para teléfonos celulares. Su voz se fue convirtiendo en una marca registrada.
Un auto rojo pasa por la esquina de 9 de Julio y Libertador donde nos encontramos, frena en el semáforo y el conductor le grita “¡Espectacular!”:
– ¿Lo conoce?- le pregunto.
– No, esto es lo que hace la tele- dice.
El Tano Galicia, como lo conocen aquí en la zona, trabaja con su cuerpo. La voz es cuerpo.
-De chico siempre tuve voz fuerte. Me quedé dormido en la playa y me tragué un médano… – bromea.

Un mes después, el 24 de Junio del 2009 enterraron al Tano Galizia, pionero de la televisión comunitaria local, dueño de esa voz que hizo marca.
Simpático, creativo, espectacular.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *