El espectáculo, con un repertorio que incluirá obras de Josef Suk y Johannes Brahms, se llevará a cabo el viernes 14 de junio a las 20:30 en la Iglesia de San José (Diego Palma 215). Tras el tradicional ciclo El Camino del Santo, la música clásica vuelve a tomar protagonismo en San Isidro. El viernes 14 de junio, a las 20:30, la Orquesta Sinfónica Nacional brindará un concierto gratuito en la Iglesia de San José en Diego Palma 215.  “Es un enorme privilegio volver a recibir en San Isidro a la Orquesta Sinfónica Nacional, como ocurrió en septiembre de 2017. Se trata de conciertos que de algún modo se complementan con nuestro festival El Camino del Santo porque tienen entre sus metas acercar música clásica de excelencia, formar nuevas audiencias y, además, revalorizar a través de las distintas locaciones el patrimonio arquitectónico, cultural e histórico de nuestro municipio”, comentó Eleonora Jaureguiberry, subsecretaria general de Cultura de San Isidro. El concierto que es posible gracias a la gestión del Ministerio de Cultura de la Nación, tendrá a un centenar de músicos en escena y estará dedicado en su primera parte al compositor y violinista Suk (1874-1935) y a su Scherzo Fantástico, Op. 25, que estrenó en 1905 en el Conservatorio de Praga. Luego, en la segunda parte, se interpretará la última sinfonía de Brahms, la Sinfonía Nº 4 en Mi menor, Op. 98, con sus cuatro movimientos, Allegro non troppo, Andante moderato, Allegro giocoso y Allegro enérgico e passionato. En esta ocasión, la Orquesta Sinfónica Nacional, que tiene como Director emérito al maestro Pedro Ignacio Calderón, estará bajo la batuta del suizo Emmanuel Siffert, que colabora regularmente con el Teatro Colón y es director titular de la Orquesta Sinfónica de San Juan, en la Argentina. “Estoy feliz y entusiasmado con mi primera presentación en San Isidro y con un concierto que reunirá a dos obras muy bellas, la de Brahms que muchos reconocerán porque es muy popular, y la de Suk, fantástica y seguramente todo un descubrimiento para buena parte del público”, comentó el director. De dilatada trayectoria internacional, Siffert dirigió la European Chamber Opera de Londres, la Orquesta de Cámara Suiza, y las sinfónicas Aosta y Nacional de Ecuador, y fue director invitado en un gran número de orquestas del Reino Unido, Rumania, Alemania, España, México, Sudáfrica, Eslovenia, Suiza, Austria, Bulgaria, Venezuela, Uruguay y muchos otros países. Siffert se desempeñó también como director asistente de John Neschling, Armin Jordan, Rafael Frübeck de Burgos y Gerard Korsten, e hizo lo propio en el Festival de Ópera de Avenches y en la Ópera de Lyon. A su vez, dirigió el Ballet Nacional Inglés (2003-2004 y 2004-2005), colaboró con el Royal Ballet Covent Garden, fue director musical en la Wales International Academy of Voice (Saturday Academy), en Cardiff, y obtuvo el Premio al Mejor Director en el Concurso Schweizerischen Tonkünstlerverein en 1993 y 1995. La noche del 14 de junio irá de Suk, que marcó el paso entre el post-romanticismo y el modernismo en la música checa, a Brahms, uno de los más grandes compositores de música clásica junto con Beethoven y Bach. Será con una de sus obras maestras, la Sinfonía Nº 4 en Mi menor, la misma que el grupo de rock progresivo inglés Yes incorporó en parte en su icónico álbum Fragile (1971) bajo el nombre Cans And Brahms, adaptado y con teclados electrónicos de Rick Wakeman.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *